• Clientes Empresa
  • Proveedores

Degustando tradiciones de la Araucanía al Bio Bío

21 Dic, 2017

Las vacaciones de verano son la instancia perfecta para escaparse al sur y dejarse conquistar por el estómago. Gracias a su tradición, aquí las rutas ofrecen harto más que bellos paisajes y actividades al aire libre, así que prepárate para vivir una gran degustación.

Comencemos por un lugar donde todo conecta con Italia. Porque a diferencia de varios destinos del sur, donde colonos provenientes de distintos países de Europa llegaron a instalarse tímidamente, en Capitán Pastene los mismos italianos fueron quienes construyeron el pueblo desde cero.

Fundada en 1900 por viajeros provenientes de Módena, la ciudad refleja una hermosa fusión de lo chileno, mapuche e italiano, tanto a través de su arquitectura de fuentes y glorietas vistas en plena Araucanía, como sus jardines de camelias ubicados a poca distancia de las inmensas araucarias chilenas.

w en Chile

La gastronomía es la expresión que más refleja la mezcla de culturas que se vive en Capitán Pastene. Si estás de paso por Angol para visitar el Parque Nacional Nahuelbuta, aprovecha de viajar poco más de una hora hacia el suroeste y podrás degustar exquisitas preparaciones como si estuvieras en Italia, pero rodeado de hermosos paisajes verdes de la Araucanía.

Prueba tanto el jamón como el prosciutto ahumado, el merkén en las más diversas pastas, la famosa pizza italiana Margarita hecha a la parrilla, e incluso la tradicional salsa bolognesa mezclada con polenta. Pero también la salsa de avellanas, que es la adaptación del famoso pesto elaborado con uno de los frutos típicos de la zona.

Ahora bien, si permaneces en el pueblo por más de un día, entonces también existe la opción que tomes un tour gastronómico, como el Ruka Branch, que da la posibilidad de degustar un desayuno-almuerzo con productos típicos de la cocina mapuche, o el tour patrimonial, que incluye la visita a la bodega de maduración de jamones. Ambas opciones, podrás encontrarlas en Travesia Foodie.

Finalmente, un lugar al que no puedes dejar de ir es Cinema Pastene, uno de los cines más antiguos de Chile, donde actualmente se exhiben documentales de la llegada de los italianos a Capitán Pastene, acompañado del relato de anécdotas locales que caracterizaron la construcción del antiguo Teatro Rex en 1917.

Imperdonable no comer los ravioles con salsa de avellanas que ofrece el restaurante Anita Covili, ubicado en Pedro Montt 907.


En ruta: Lago Lanalhue

Camino a otro gran destino gastronómico, te recomendamos pasar por Lago Lanalhue, ubicado a poco más de una hora de Capitán Pastene y que asombra a sus visitas a través de paisajes marinos y cordilleranos. Sus tibias aguas, que cobijan a algunas manadas de cisnes de cuello negro, permiten además la práctica de kayak y windsurf, así como acampar en la playa.

Varias de las personas que vienen hasta aquí lo hacen regularmente desde hace años, lo cual convierte a Lanalhue en un lugar familiar, donde solo hay tiempo para el disfrute y el relajo. De hecho, la mayoría de los sitios para alojar o descansar aquí, incluyen piscinas temperadas, spa, y salas para hacer yoga y meditación.

Ven hasta el límite sur de la región del Biobío y recorre el lago en catamarán ($5.000 por personas), o motívate a más con las clases de Stand Up Paddle (surf de remo, clases a $20.000). Si lo tuyo es la cultura, entonces también podrás conectar con la cosmovisión mapuche, visitando el Centro Turístico Quelén, donde se encuentra el observatorio más austral de Chile.

Dato Gourmet: Al sur de Lanalhue, podrás visitar San Luis de Contulmo, de arraigada tradición alemana y preparaciones como la típica pulpa de cerdo con puré de manzana, chucrut y rotkohl.

Gastronomía intercultural


Continuando el viaje hacia el norte, exactamente 15 minutos desde Lago Lanalhue, llegarás a la ciudad de Cañete, que fue por mucho tiempo un área dominada por el pueblo mapuche lafkenche, conformando un hito en la Ruta de los Conquistadores. Por eso, la mayoría de sus atractivos tiene nombre alusivo a la historia de conflicto entre españoles y nuestro pueblo originario, y sus expresiones culturales exhiben la fuerte mezcla de ambas culturas.

Aquí, se da un intercambio cultural que también vive su máxima expresión en la gastronomía, con preparaciones tan sofisticadas como las propias de la cocina internacional, pero incorporando aspectos étnicos-culturales de mapuches y descendientes europeos, más productos propios de la zona como son las navajuelas (machas más claras y gordas), el maqui, los piñones y el merkén.

Porque claro, parte importante del sur de Chile es el mar y sus bondades, y estando aquí no te extrañe escuchar que te invitan a comer una paila de navajuelas, machas, ostiones y camarones al ajo-merkén, acompañado de tortilla de rescoldo recién horneada y pebre de changles, un hongo comestible típico de los bosques húmedos de la región.

Uno de los lugares que mejor exhibe esta fusión de culturas es el restaurante La Sazón (Arturo Prat 626), con platos como el “Estofado Pehuén”, que incluye estofado al vino tinto con longaniza ahumada, harina de avellanas y piñones, más mote a la crema; o el “Conejo con changles”, que es conejo escabechado con changles, acompañado con puré picante de puerros y merkén.

Gastronomía con identidad que también podrás degustar si eres fanático de los postres, pidiendo el clásico de La Sazón y el favorito de los comensales, la “Terrina de avellanas”, exquisita preparación en base a crema y harina de avellanas.

Un restaurante tradicional imperdible para desayunar, almorzar y cenar: Club Social, ubicado en Condell 283. Reservas al +56442850412.