• Clientes Empresa
  • Proveedores

Adopta la postura correcta detrás del volante

8 Ene, 2018


La simple rutina de sentarse bien aumenta la seguridad en la conducción.


Algo tan simple como sentarse bien detrás del volante facilita enormemente el control del automóvil. Muchos choferes no lo saben, pero ubicarse demasiado cerca o lejos puede perjudicar  la conducción y propiciar accidentes.


¿De verdad adoptas una buena postura en la cabina? Chequéalo paso a paso:


Espalda

Lo ideal es ajustar el asiento del chofer para que te puedas sentar ligeramente reclinado hacia atrás (con una inclinación entre 100° y 110°, no “echado”). La espalda debe tener la mayor superficie de contacto posible con la butaca: eso aumenta la percepción del conductor sobre el vehículo (vibraciones o golpes, por ejemplo).


Brazos

Al sentarte así, la idea es que los brazos queden en una posición de 90°: que no “cuelguen” del volante ni vayan demasiado flectados, lo que puede generar fatiga en hombros y cuello.


Manos

Ambas siempre debieran permanecer sobre el manubrio, salvo cuando debemos usar la mano derecha para pasar los cambios. Comparando con las manillas del reloj, la posición ideal es con la mano izquierda a las 10 y la derecha a las 2. Ojo: no apliques excesiva fuerza en el agarre, pues podrías sufrir fatiga y pérdida de sensibilidad en tus manos.


Cabeza

Regula los apoyacabezas de tal manera que su zona central quede a la altura de tus orejas: así prevendrás el efecto “latigazo” en tu cuello en caso de accidentes. Para mejorar tu visibilidad, la idea es que la cabeza vaya siempre recta en relación a los hombros. Si tu auto lo permite, ajusta la altura del asiento para asegurar esa posición.


Piernas/pies

Las rodillas deben quedar ligeramente flectadas al pisar a fondo el freno o el embrague; jamás tocar el volante ni la puerta. Para prevenir lesiones y conservar la fuerza para accionar los pedales, tus piernas nunca deben quedar estiradas por completo, posición que obliga a un esfuerzo extra. Recuerda usar un calzado cerrado, firme y que cuente con suelas antideslizantes para evitar que tus pies resbalen (típica causa de accidentes por alcance).