• Clientes Empresa
  • Proveedores

Evita circular con “el concho” de combustible

12 Sep, 2017
Al usar la reserva del estanque, las piezas del motor se recalientan.

Calcular cuánto combustible necesita tu auto para llegar a destino es crucial antes de salir a la ruta. Por eso herramientas como el planificador de viajes de Chiletur Copec son tan útiles: ingresando un par de datos, sabrás con bastante certeza cuánto gastarás en total.

Ahora bien, si estás por llegar, una típica tentación es “estrujar” el estanque al máximo, confiando en que siempre tendrá algo más de gasolina de lo que indica. Una vez está bien, pero si siempre haces lo mismo podrías terminar arruinando tu auto.

¿Por qué es mejor no abusar del depósito de reserva? Simple: cuando circulas con “el concho” del estanque, la bomba de combustible trabajará mucho más para aspirar el resto de gasolina que queda en el fondo y llevarla al motor. Al exigir un mayor esfuerzo, todas las piezas asociadas -como el filtro de combustible y el motor eléctrico- se calentarán más allá de lo normal, generando un rápido desgaste.

Además, si el automóvil se mueve con el mínimo de gasolina será el aire -y no la propia gasolina, como debería ser- el que cumpla la función de enfriar. El motor no está diseñado para eso y lo obligarás a realizar otro esfuerzo extra.

Y aparte de ello, al usar esa mínima reserva llevarás al motor todos los sedimentos de combustible y de los componentes, los que naturalmente se acumulan en el fondo del estanque. Esas impurezas pueden acabar por obstruir filtros, gomas e inyectores, hasta causar incluso que el motor deje de funcionar.

Así que la regla es clara: intenta a toda costa no usar la reserva del estanque; si se enciende la luz que te avisa que el combustible se va a acabar, parte de inmediato a la estación de servicio.