Al calor de los fuegos del sur

13 Jul, 2018

Chile está de moda: Vacaciones de invierno 2018/ Nieve, olas, viñas y muchos más. Nuestro país es un destino deseado: ¡No te lo pierdas!

Este es un viaje para los amantes de la cocina, pero sobre todo, para quienes gozan con la experiencia que significa compartir junto a una buena mesa o, en este caso, un buen fogón.

Créditos: El Fogón de Don pedro

Está siendo un invierno frío, con temperaturas más bajas que el año pasado, sobre todo en la zona sur del país. Por lo mismo, salimos a buscar datos para comer “calentito”, ya sea en restaurantes con cocinas expuestas o en centros turísticos donde, parte de la experiencia, sea cocinar junto a una fogata o fogón.

Lo mejor, es que encontramos alternativas para todos los gustos. No sólo carnes a las brasas y parrilladas, sino que también originales sándwiches, pastas frescas y platos típicos de cada zona, algunos reinventados. Servidos en originales lugares y también en sitios 100% confortables.

¿Estás preparado para vivir la experiencia?

De sándwiches a parrilladas en la Octava Región

Si has viajado a Concepción y todavía no pruebas su plato más típico, el Manhattan, entonces no puedes volver a perdértelo. Dirígete hasta el sector de la Vega Monumental, ubicada en la Avenida Jorge Alessandri y, a un costado, precisamente junto al puente Juan Pablo II, te vas a encontrar una camioneta con un montón de gente a su alrededor.

Este sándwich de carne, palta, queso, tomate y mayonesa, y el modesto lugar donde lo venden; partió como un buen dato para noctámbulos, sin embargo, con el tiempo, pasó a ser una parada obligada, e incluso fue premiada por el Consejo de la Cultura y las Artes como la mejor picada en la región del Bío Bío en el 2014.

Si bien el fuego donde preparan la carne está a la vista, y el pan se calienta en una estufa, te recomendamos comer el sándwich en el auto, provisto de muchas servilletas, porque, se sabe, y como también dicta su slogan: “Si no chorrea, no son Manhattan”.

Ahora bien, si estás en busca del mantel largo y un lugar más cerrado, no dejes de ir a comer a El Fogón de Don Pedro, ubicado 18 kilómetros hacia el sur, exactamente en dirección a la ciudad de Coronel.

Con la chimenea siempre encendida, este restaurante ofrece exquisitas carnes y pescados preparados a las brasas, entre los que destacan los platos Suprema Don Pedro, el Filete Alemán, el Osobuco Campestre, y también unos más livianos: Merluza del Fogón y Salmón a la Parrilla.

Muchos de los comensales de este lugar opinan que es uno de los mejores de la región, porque abre de lunes a domingo, e incluso en días festivos, además de ser un espacio para comer rico, y en un ambiente cálido y acogedor.

Sorpresas en la Araucanía

En la calle Hochstetter, a casi una cuadra de Avenida Alemania en plena ciudad de Temuco, se encuentra ubicado uno de los restaurantes más onderos del sector, no sólo por su decoración, sino que porque aquí se venden -y pueden comerse- pastas frescas con exquisitos acompañamientos y opciones de alimentos sin gluten.

Su nombre es Mercato y te sugerimos elegir una mesa en la terraza, donde actualmente hay varias estufas de diseño, que hacen juego con el piso de baldosas blanco y negro: alta decoración. Ordena los platos más recomendados por el público, el pisco sour, la sopa del día, el Filete Di Manzo o la pasta de tinta de calamar con salsa de mariscos.

A exactos 105 kilómetros de aquí, un nevado Pucón es desde hace mucho un repositorio de varios restaurantes con fogones a la vista, generalmente concentrados en la calle Fresia y Miguel Ansorena en pleno centro. Sin embargo, elegimos para esta ocasión un lugar que queda en dirección a Curarrehue, exactamente en el Camino Internacional kilómetro 38.

Aquí, la cocina ancestral de Anita Epulef está a la vista de todos los comensales. Como es un comedor pequeño, asegúrate de reservar antes (+56987887188), y llega dispuesto a comer lo que se haya preparado en tal oportunidad. La carta de este restaurante cambia a diario, según la estacionalidad y oferta de los alimentos.

En este aspecto, no podemos recomendarte qué pedir, pero sí decirte que los menús tienen dos o tres opciones de entrada, fondo y postre, y que todo es típicamente Mapuche, por lo que te encontrarás con sopaipillas y sopas de entrada, humitas o cazuela de vacuno de fondo, y mote con cerezas de postre, entre muchas más opciones.

Créditos: Mercato

Comida Isleña

Llegamos a Chiloé, donde no podía fallar el concepto de comer “calentito”. Exactamente a Castro, hasta donde llegan cuatro vuelos por semana y ya se vislumbra una mayor conectividad, gracias a la construcción del puente de Chacao.

La primera parada culinaria es en el Rucalaf, el restaurante que lleva más tiempo en los primeros lugares de Tripadvisor, conjugando la cocina local con la gastronomía tipo fusión, lo que se traduce en platos como el ceviche de merluza y salmón con manzana chilota, o los ñoquis de papas nativas con salsa de queso azul y confit de tomate cherry.

Con los vapores de la cocina a la vista, este local compuesto por un sólo salón, se calienta también con la estufa a leña y tragos tan ricos como originales. No te puedes ir de aquí sin probar su murta sour.

Siguiendo el camino hacia la Península de Rilán, el Hotel Ocio Territorial ofrece tours por el día a la Isla Lemuy, Tenaún y Mechuche, y Dalcahue con conexión a la Isla de Quinchao. Si coordinas con ellos, en este último paseo puedes conseguir ir hasta la cocinería de una familia chilota y armar un curanto en hoyo junto a ellos.

Si prefieres quedarte bajo techo, comiendo igual de bien un cordero al palo o curanto, al hospedarte en el hotel tendrás acceso a un espacio común acondicionado con un fogón con asientos a los lados para los que más gustan de estar junto al fuego. También hay comedores y, lo mejor, ventanales con vista al mar y la ciudad de Castro.

¿Satisfecho?

Créditos: Rucalaf