Conoce las Huellas Pehuenches

12 Abr, 2019

En la cordillera Las Raíces, que divide las comunas de Curacautín y Lonquimay, existe un lugar que todavía no muchas personas conocen; un parque natural administrado por pehuenches y donde los guías son sólo descendientes de este pueblo.

Huellas Pehuenches es un parque creado hace 25 años, sin embargo recién se está dando a conocer a más personas. Ubicado en los alrededores de la cuesta Las Raíces y a solo 16 kilómetros de Lonquimay, sin duda, te resultará un gran atractivo turístico para visitar durante el próximo fin de semana santo.

Y es que aquí no solo es posible hacer trekking, andar a caballo, en bicicleta, e incluso acampar; sino que también, al ser administrado por la familia Curical Ñanko, podrás conocer de cerca la cultura y cosmovisión del pueblo pehuenche.

Intérnate en las frondosas montañas de la cordillera Las Raíces, que en altura supera incluso a la Cordillera de Los Andes; rodeadas de ríos cristalinos y laderas con numerosas poblaciones de araucarias, donde el silencio es solo interrumpido por las aves, el viento o tu paso por senderos.

Tiempo de “veranadas”

Esta ruta turística fue creada por familias pehuenches de las comunas de Curacautín y Lonquimay, con la intención de dar a conocer su cultura al mundo. Precisamente, es en el período de “veranadas” que lo hacen, entre los meses de noviembre a mayo, cuando los habitantes de la zona se trasladan a los puntos más altos de montaña en busca de piñones.

Así es como, sin interrumpir sus costumbres y vida diarias, comparten con los turistas que llegan hasta aquí en busca de nuevas experiencias: acampar y recorrer dos senderos de aproximadamente 15 kilómetros cada uno, a caballo, en bicicleta o simplemente a pie; en compañía de guías pehuenches.

Uno de los senderos conduce hasta el volcán Lonquimay en aproximadamente 8 horas, partiendo desde la base del parque, cruzando un bosque de araucarias, coigües, lengas y ñirres; hasta llegar donde nace el río Cautín. También se puede visitar el cráter Navidad, con un paisaje increíble para conectarte tanto contigo como con los antepasados pehuenches.

El otro sendero conduce a un sitio ideal para acampar y donde se obtienen increíbles vistas del valle del Cautín, partiendo por un bosque nativo y continuando con el sector donde está el nacimiento del río Huenulafquén y quienes saben de pesca pueden dedicarse a encontrar grandes especies.

Tierras para pasear a caballo

Si aún no conoces la cordillera de la región de la Araucanía, debes considerar que, a esta altura del año, varios sectores se encontrarán nevados. Sin ir más lejos, el parque Huellas Pehuenches se encuentra a solo media hora del Centro de esquí Corralco, ubicado en los faldeos del volcán Lonquimay.

Créditos: Archivo Grupo Copesa

Créditos: Archivo Grupo Copesa

Por lo mismo, una gran alternativa para internarse en esta ruta es hacerlo a caballo. De esta manera, incluso si estás pasando las fiesta en familia, no tendrás ningún impedimento para recorrer las montañas, bosques milenarios de araucarias y ríos ubicados en la mitad del valle.

En efecto, la empresa familiar de Bernardo Ñanco ofrece variadas expediciones donde no es necesario saber montar, sino que teniendo una rápida charla teórica con el guía es suficiente para aprender a tomar las riendas y salir a contemplar el increíble paisaje desde otra perspectiva.

Además, al planificar la salida con ellos, los visitantes se aseguran de conocer de primera fuente el idioma mapudungun, disfrutar de la gastronomía típica de la zona basada en asado de cordero o chivo con tortilla, sopaipillas, pebre, harina tostada y otras especialidades; así como también escuchar una interpretación natural del lugar. Por supuesto, todo en manos de un guía local.

Créditos: Archivo Grupo Copesa

Créditos: Archivo Grupo Copesa