De Duao a Buchupureo: ¡Vacaciones en la costa Maulina!

27 Ene, 2018

Una ruta que puede hacerse en solo tres horas, la adaptamos para que la recorras en al menos una semana, disfrutando de su belleza escénica, variados panoramas al aire libre y una gastronomía que enorgullece a los habitantes de la zona.

La escena tiene de fondo una extensa playa de arenas finas y negras, con aguas frías por la Corriente de Humboldt y un viento que sopla fuerte, permitiéndoles a las cientas de embarcaciones salir en busca de los ansiados productos de mar.

Aquí comienza la ruta que te proponemos hacer por la costa Maulina, partiendo en balnearios ícono de la región como Duao e Iloca -a menos de dos horas de Curicó-, y finalizando en un pequeño pueblo con salida al mar, Buchupureo, donde podrás practicar sur, kayak e incluso mountainbike, entre campestres paisajes.

caleta duao

Hacia el corazón del Maule

Separadas por solo 6 minutos en auto, Duao e Iloca, son lugares ideales para iniciar tus vacaciones, pues sus infinitas y solitarias playas invitan al descanso pleno. Además, poseen buenas opciones de alojamientos y restaurantes, por lo que vas a disfrutar despertar aquí o degustar uno que otro plato preparado con productos de la zona.

Un paseo típico es visitar el Río Mataquito, tanto para cruzar su puente colgante (ubicado a la altura de Licantén), como para instalarte en su orilla a pescar merluzas y robalos con la ayuda de pescadores locales, e inclusive avistar la rica avifauna de la costa en su desembocadura, retornando a Iloca.

Tampoco dudes en visitar las famosas Dunas de Putú, reconocidas como el “Sahara chileno”, que se encuentran camino a Constitución. Con más de 32 kilómetros de extensión, estos arenales separan el mar de una red de hermosos humedales que, sobre todo después de la lluvia, generan una vista única de grandes montañas entre pequeñas lagunas.

Si te gustan los moluscos, no te vayas de Duao o Iloca sin antes preguntar por locos, pues los que se degustan aquí son simplemente inolvidables (en veda hasta el 31 de enero).

Un imperdible: Constitución

La ciudad que se vio fuertemente afectada por el terremoto y tsunami de 2010, hoy se exhibe reconstruida, con una gran cantidad de panoramas, restaurantes y alojamientos, como en su mejor época, cuando era puerto con ramal de ferrocarril.

Recorrer Constitución de norte a sur, te llevará a conocer unas increíbles formaciones rocosas que, gracias a la erosión y el paso del tiempo, son también santuarios naturales, pues cada una representa una leyenda que los habitantes han sabido traspasar a las nuevas generaciones. Tal es el caso del “Arco de los enamorados” que, según cuentan, nace del amor imposible de dos habitantes de la ciudad, quienes decidieron lanzarse al mar para poder “amarse en el cielo”. Sus cuerpos nunca fueron encontrados, pero todo el mundo cree verlos en los perfiles de la roca que narra la historia.

Siguiendo al sur, y tras pasar Caleta Pellines, llega hasta Loanco, donde sigue nuestra ruta Maulina. Disfruta de la agradable brisa marina en tu cara y fotografía a los leones marinos de gran tamaño que aquí habitan. Continúa 22 kilómetros hasta Chanco, zona huasa y típica por excelencia, donde podrás descansar rodeado de preciosas casas coloniales.

¿De vacaciones en febrero? Entonces no te pierdas el Festival del Cantar Mexicano, que reúne a miles de personas en torno a las rancheras durante el segundo fin de semana del mes.



Entre mar y campo

El último tramo de esta ruta te llevará de paso por exquisitas playas que, por un lado ofrecen vista al océano y, por otro, al campo. La primera del mapa es Curanipe, reconocida por tener excelentes olas para los amantes del surf y una caleta con feria para que las visitas puedan comprar pescados y mariscos recién extraídos del mar.

A este lugar le siguen el Río Chovellén, apto para el baño y la pesca; y solitarias playas ubicadas más al sur, como Pullay y Tregualemu, donde, si bien no es recomendado bañarse, las olas rompen salvajes y protegidas del viento, siendo unos tesoros naturales que muy poca gente conoce.

Si no lo sabías, ya estarás en Cobquecura, donde la ruta costera tiene una breve interrupción, pero en sí es un gran paseo si decides recorrer el centro de casitas de piedra laja. Antes de salir de aquí, no olvides visitar la hermosa playa de Buchupureo, reconocido destino de practicantes de surf nacionales y donde también hay exclusivos hoteles como La Joya del Mar, que ofrece cabalgatas, paseos en mountainbike y tours a las viñas de la zona.

Cerca de Tregualemu se encuentra la formación rocosa Arcos de Calán, que adorna el borde costero. Consulta por el trekking que llega hasta aquí en www.alpacaciclismo.cl.