Descanso asegurado entre salares y termas

12 Jul, 2018

Chile está de moda: Vacaciones de invierno 2018/ Nieve, olas, viñas y muchos más. Nuestro país es un destino deseado: ¡No te lo pierdas!

¡Te proponemos un viaje en plena región de Atacama! Las rutas entre salares y termas son panoramas ideales para hacer una pausa y cargarse de energía antes de enfrentar la segunda mitad de año que se avecina.

Este viaje comienza en la zona cordillerana de la Región de Atacama, exactamente en El Salvador, un antiguo asentamiento minero que, con el tiempo, pasó a ser una ciudad de casi 9 mil habitantes en pleno desierto. Si llegas hasta aquí a mediodía, puedes almorzar en alguno de los restaurantes caseros que se encuentran en las calles Potrerillos Norte y Sur, y aprovechar luego de conocer el barrio de avenida El Tofo.

Prepárate para las rutas altiplánicas que se vienen durante los próximos días y sube por la tarde hasta La Gruta en el Cerro La Virgen, donde podrás aclimatarte y apreciar la ciudad con su particular forma de casco romano, la bocamina y la localidad de Portal del Inca.

No cierres la jornada sin antes organizar el paseo del día siguiente al Salar de Pedernales y las Termas de Río Negro, donde tanto por la altura como el tipo de trayecto, te recomendamos viajar con un guía local que te transportará en un vehículo 4x4 hasta las piscinas termales para que disfrutes de un spa natural.

Al Salar de Maricunga

Puedes alojar una segunda noche en El Salvador o cambiar tu centro de operaciones viajando 200 kilómetros al sur hasta la ciudad de Copiapó, donde podrás continuar tu ruta hacia los salares cordilleranos. Lo más recomendado es esta última opción, sobre todo si estás pensando aprovechar la estadía para ir a los lugares más visitados de la región, como Caldera y Bahía Inglesa.

A diferencia del año pasado, la Ruta Internacional estará transitable. Tómala en dirección al este y, luego en el kilómetro 84, accede a La Puerta, camino que te llevará hasta el límite oeste del Parque Nacional Nevado Tres Cruces, en el que además de visitar el Salar de Maricunga, podrás llegar a la Laguna Santa Rosa, donde se encuentra un refugio de los mismos dueños del Hotel Wara.

Créditos: Puna de Atacama

Junto al de Pedernales, éste es el salar más austral del país, a una altura aproximada de 3.700 metros. El aire estará helado y muy fresco. Podrás respirar, apreciar y fotografiar las montañas más altas de Chile y que circundan a lo lejos: Los volcanes Nevado Ojos del Salado, Incahuasi, San Francisco, El Fraile, El Muerto y Tres Cruces.

Del salar, de vuelta a las termas.

Continuando el recorrido el mismo día, bordea el Maricunga en dirección hacia el norte, porque poco a poco vas a empezar a visualizar nuevamente el salar de Pedernales, con menos cumbres nevadas, pero tan altas como el volcán Doña Inés y el Cerro Panteón de Aliste, que se miran alrededor.

Créditos: Puna de Atacama

Previsto de suficiente agua y comida, estarás en eso de una hora internándote de nuevo en las termas naturales de río Negro -también conocidas como las de Juncal-, donde los baños termales alcanzan una temperatura de entre 30 y 40 grados, a una altura aproximada de 4.000 metros, en medio de un paisaje con parinas y flamencos, y una que otra manada de guanacos y vicuñas.

Si cuentas con tiempo y, sobre todo, luminosidad, continúa en dirección al este para llegar a las Termas Juncalito, más desconocidas, pero rodeadas de fuentes de agua, pequeñas pozas y una poza termal de 7 por 15 metros. Regresa a Copiapó por la ciudad de Diego de Almagro, donde encontrarás artesanía en cobre y una histórica estación de trenes que visitar.

Créditos: Puna de Atacama

Destino final: Laguna Verde

Puedes tomarte un descanso o seguir en la búsqueda de las termas y salares en el altiplano. En lo que respecta a la región de Atacama, te sugerimos dejar la siguiente ruta para el final, pues se encuentra en dirección al paso fronterizo a Argentina, constituyendo la mayor concentración de altas cumbres de los Andes.

Asegúrate de contactar al Retén de Laguna Verde, tanto como para avisar de tu ascenso, pero también para preguntar por el estado de los caminos y el clima. No vaya a ser que los fuertes vientos te impidan disfrutar del paseo.

A más de 4.300 metros de altura, la Laguna Verde por sí misma es una parada obligada. En su ladera sur, además encontrarás dos pozas de aguas ricas en sales minerales y que pueden alcanzar una temperatura de 45 grados. Si te animas a bañarte en ellas, será como alcanzar tu propia cumbre, porque la recarga energética está asegurada.

Si bien en el sector existe un refugio, así como también un lugar para instalar carpas, se recomienda dejar la estadía para la primavera o el verano, porque además aquí no existen los servicios básicos. Es el recorrido ideal de montañistas que luego prosiguen a escalar los volcanes aledaños, e incluso de científicos en busca de experiencias extremas.

No obstante, si eres amateur, más vale que hagas los recorridos de uno o más días acompañado por un guía local.

Para más información, ingresa al sitio web de Puna de Atacama o contacta a Ercio Mettifogo al +56990513202.


Créditos: Puna de Atacama