Fiestas Patrias en la precordillera de la RM

7 Sep, 2018

¡Bienvenida primavera! Fiestas Patrias de cinco días, seguidas del inicio de la primavera. Motivos más que suficientes para que te animes a recorrer Chile.

A menos de una hora hacia el sur de Santiago, existen un par de destinos que, con seguridad, querrás volver a visitar. Sin embargo, nunca dejarán de sorprenderte, tanto por sus paisajes encantados como por sus actividades típicas de campo.


Pirque vitivinícola y huaso

Ubicada a sólo 44 kilómetros de Santiago, la localidad de Pirque es un gran destino para los amantes de los vinos y las tradiciones de la zona sur de la Región Metropolitana, resultando una escapada ideal para las próximas vacaciones de Fiestas Patrias.

Si además eres de los que prefieren quedarse cerca de la capital, aprovechando que durante los días feriados ésta se deshabita, entonces anota los siguientes datos y panoramas, que la entretención y recarga de energías se darán de manera asegurada.

Comienza por visitar la Reserva Nacional Río Clarillo, un lugar que está a pocos días de convertirse en el primer parque nacional de la región, ofreciendo pozas naturales aptas para el baño y senderos para todo tipo de caminantes. Te recomendamos hacerlo temprano por la mañana, dado que, al menos las zonas de picnic, son muy demandadas por las familias locales.

Ya sea a través del sendero Arboretum, que en sólo 40 minutos te permitirá conocer toda la flora de la reserva, o si estás en grupo y se animan a recorrer la ruta Aliwen Mahuida, de 1,7 kilómetros; será una excursión que te dejará dispuesto para las actividades programadas para más adelante.

Dirígete hasta uno de los íconos de esta ruta vitivinícola, la viña Haras de Pirque, con su bodega en forma de herradura y un parque con sendas vistas a los viñedos y Pirque. Hay tours guiados sólo con reservas al +56228547910. Si prefieres algo más tradicional, a 16 kilómetros se encuentra la viña Concha y Toro, que registra cerca de 180 mil visitas al año.

Las edificaciones de esta casa y parque fueron parte de la viña desarrollada por Melchor Concha y Toro en 1883 y, desde esa época, se conserva la casona de 4.600 m2 y el jardín de 23 hectáreas que rodea la mansión. Hay tours desde $16.000 con tres degustaciones de vino y la opción de conocer todos los rincones, incluso la legendaria bodega Casillero del Diablo.

Cada una de estas viñas cuenta con restaurantes, por si ya estás pensando en almorzar. Sin embargo, también puedes dirigirte hasta un lugar más original como La Vaquita Echá o Tesoros de Chile, donde podrás degustar platos típicos y llamativos en un ambiente 100% campestre.


Si comes carne, no dejes de probar el costillar de chancho que preparan en alguno de estos restaurantes u otras picadas de la zona que, siendo precordillerana, destaca por sus recetas que usan el horno de barro como protagonista, otorgándole un toque especial de sabor y terneza a las carnes, en este caso, la de cerdo.

Créditos: Copesa

Cajón del Maipo, de cabalgatas y dulces chilenos.

A unos 15 kilómetros de Pirque con dirección al oriente está el conocido pueblo de Cajón del Maipo, destino recurrente de los santiaguinos, que se interna en la montaña entre contrastantes paisajes y lugares donde realizar variadas actividades. Desde andinismo y escalada hasta cabalgatas, baño y camping.


Por la fecha, nos quedaremos con la opción de recorrer este imponente cajón cordillerano por medio de un paseo a caballo, una actividad típica de la zona. En el sector de El Manzano, por ejemplo, se puede bordear la ribera del estero del mismo nombre, en senderos cortos o de hasta 5 horas de duración, recorridos que incluyen el uso de tinas calientes al regreso.

Más avanzado el camino, en el santuario natural conocido como Cascada de las Ánimas, también existen rutas para todo tipo de jinetes, pues recorriendo un par de horas se puede llegar hasta la Quebrada del Manzanito, donde se aprecia todo el valle y las montañas. Además, hay senderos para personas más aventureras que duran todo un día y más.


Una de las cosas más especiales de este destino es que durante todo el trayecto hacia San José de Maipo existen pequeños poblados y paradas que ofrecen artesanías y comida típica, pero también cosas dulces para comenzar y cerrar la jornada. Y es gracias a esta alta concentración de cafeterías y salones de té que la calidad de los dulces aquí bien vale una degustación.

Con opción de quedarse a alojar en sus cabañas, el Emporio de la Memé del sector El Romeral, ofrece exquisitas tortas, kuchenes, queques y sándwiches en pan amasado; todo artesanal de la zona y fresco. Para acompañar, la típica once dicta pedir té, café o chocolate caliente - para los más avezados -.


Para paladares más exigentes, en el sector de El Manzano se encuentra la Cafetería del Cajón, con opciones para vegetarianos, diabéticos e intolerantes a la lactosa. Prueba la torta de mil hojas manjar o los panqueque con Nutella y frutos de la zona: ¡te van a encantar!

Si quieres comer a la chilena, tu lugar es Albónico Restaurant, para chuparse los dedos con el pernil, la plateada o la carne mechada con ñoquis.

Créditos: Copesa