Guatita llena, corazón contento.

20 Mar, 2018

Semana Santa 2018: Lugares que conectan / En busca del descanso pleno.

Porque Semana Santa también es tiempo para disfrutar, te compartimos las mejores picadas sin carnes rojas a lo largo de Chile. Probarás novedosos platos y puedes aprovechar de visitar un buen dato turístico cerca, que termine por completar un maravilloso itinerario.

Para aquellos que se quedaron con gusto a poco de las vacaciones, simplemente no lograron descansar durante el verano, o -todavía peor- no pudieron salir a ninguna parte, el fin de semana santo, que este año va del viernes 30 de marzo al domingo 1 de abril, es la ocasión perfecta para tomar un receso.

Sea que te guste desconectarte junto a la naturaleza, decidas viajar a un famoso destino o simplemente aproveches de ir hasta la costa de tu ciudad, te dejamos las mejores “picadas” de pescados, mariscos y productos marinos a lo largo de Chile, así como datos Chileturistas cercanos a éstas, para que puedas disfrutar al máximo de estas mini vacaciones.

Toma nota y ¡qué se te haga agua a la boca!

Zona Norte: De empanadas, sándwiches de pescados y otros para servir o llevar.

Arica

A ambos extremos de la costera ciudad de Arica, se encuentran las dos sedes de una tradicional “picada” con vista al mar, El Ostion Dorado, donde reinan las empanadas de mariscos, pero también las de camarón, pulpo, jaiba y salmón ahumado, favoritas de la clientela.

Los precios de las empanadas van de $1.500 a $2.500, y pueden pedirse para llevar o servir en los dos locales de playa Las Machas y playa Corazones, ubicados al norte y sur de la ciudad, respectivamente. Si prefieres atención a la mesa, te sugerimos llegar temprano o reservar, porque la demanda es alta, sobre todo en época estival.

Si bien el restaurante de playa Las Machas es el más conocido, prueba con el de Corazones, ya que siguiendo unos 22 kilómetros hacia el sur de Arica llegarás hasta las esculturas conocidas como “Presencias Tutelares” que, ubicadas en pleno desierto, harán que tu tarde se llene de misticismo, relajación y armonía. Ideal para visitar a eso de las siete de la tarde en adelante, cuando los tonos del cielo contrastan con los colores de la tierra.

Otros imperdibles de El Ostion Dorado son sus ceviches y el congrio frito acompañado de ensalada a la chilena.

Iquique

Para quienes estén en Iquique el próximo fin de semana santo recomendamos El Rincón de Cachuperto, donde se comen los mejores sándwiches de albacora o reineta con cebolla caramelizada, palta, tomate, lechuga y queso. Todo, dentro de una marraqueta crujiente y acompañado de papas fritas.

Ubicado a menos de un kilómetro de Playa Cavancha, exactamente en la calle Filomena Valenzuela 125, esta exquisita picada iquiqueña también ofrece novedosas empanadas de ceviche y otras más tradicionales como la Caprese (con queso de cabra y aceitunas) a un valor promedio de $2.500.

Como la idea es aislarse de la ciudad, anímate a conocer El Huarango, un lugar en medio del desierto donde seguramente lograrás desconectarte, gracias a que en cada cabaña hay ventanas en los techos para ver el cielo estrellado de noche, y comer platos preparados únicamente con energía solar durante el día. A solo una hora de Iquique, pasado Pozo Almonte.

Considera que el restaurante El Rincón de Cachuperto tiene mesas, pero es más bien una opción al paso y que solo acepta pagos en efectivo.

En Caleta Los Verdes, a pocos minutos del aeropuerto de Iquique, la Picá de la Jaiba ofrece sándwiches de pescado a solo $2.500.

De Coquimbo a Tongoy

En Coquimbo, una de las “picadas” más conocidas es Empanadas Marisol, ubicada en la calle El Sauce 101, local 5, donde por un precio promedio de $3.000 podrás degustar empanadas de ostiones, camarones y queso; sándwiches de pescado y, pagando un poco más, pastel de jaiba y chupe de mariscos. Si bien el tono de este lugar es más bien tradicional, sorprende su opción de chorrillana marina (en vez de carne, pescado) con la que pueden comer hasta cuatro personas por un precio de ocho mil.

A solo 47 kilómetros de la ciudad -es una escapada típica tanto para habitantes de Coquimbo como afuerinos-, se encuentra el balneario de Tongoy, que también tiene increíbles picadas, pero es visitada principalmente por sus espectaculares playas: Blanca, Grande y Socos, donde de seguro vas a descansar por la tranquilidad de sus aguas.

¿Picadas en Tongoy? Pregunta por El Triángulo, donde venden las mejores empanadas de ostiones y queso.

Si estás en La Serena, no dejes de comer el churrasco marino de reineta, cebolla y ají, dentro de una marraqueta. A sólo cuatro mil pesos en la Sandwichería Ciudad Capital.

Zona Centro: Típicamente tentador

Valparaíso

Para muchos, los fines de semana largos están hechos para visitar los clásicos lugares de paseo. Como Valparaíso, que si bien siempre tiene un lugar nuevo para conocer, también se compone de grandes clásicos que conservan la calidad de sus primeros años. Es el caso del restaurante Capri, “picada” por excelencia del puerto, ubicada a una cuadra y media de la Plaza Sotomayor, en pleno centro.

Aquí, según sus también clásicos comensales, se come el mejor caldillo de congrio de la zona: con harto pescado, papas y caldo. Por seis mil pesos, una persona podrá acceder a un menú con entrada, fondo y postre, además de las sopaipillas con pebre que ponen en la mesa apenas alguien se sienta.

Y si de desconectarse se trata, recomendamos viajar solo siete kilómetros en dirección al sur, hasta llegar a la Laguna El Plateado, una reserva de protección de la biodiversidad, administrada por particulares, donde es posible entrar libremente para recorrer senderos y avistar especies del bosque esclerófilo, así como garzas, yecos y picaflores.

Cerca de Laguna El Plateado se encuentra el restaurante del mismo nombre, reconocido por sus ricas pastas, vinos y ambiente.

Región Metropolitana

Ahora desde Santiago, hacer paseos por el día a San José de Maipo también resulta típicamente tentador. No solo por estar a sólo 34 kilómetros de la capital, sino porque aquí se puede gozar de los paisajes que otorga el imponente cajón cordillerano, respirar aire puro y comer reposado.

Una rica “picada” para visitar aquí es la Fuente Italiana Il Bambino, donde por aproximadamente $6.500 podrás comer pizza o un plato de pastas. Ubicada en el sector de Las Vertientes, pide la “Ornella Muti” o la “Claudia Cardinalle”, opciones favoritas de la clientela y sin carne.

Tan solo tres kilómetros más al este, encontrarás otra pizzería, más nueva pero tan rica como la anterior. Se llama Jauría y es de los mismos dueños de la cerveza artesanal del mismo nombre, que también venden en el local. Si te fuiste a acampar al ya emblemático Embalse El yeso, pasar a la vuelta a almorzar acá, resulta un must.

Si bien no es fácil llegar hasta El Embalse El Yeso, sus aguas turquesa inmersas en un imponente terreno pedregoso, bien valen la pena el esfuerzo. Busca el kilómetro 47 el sector de San Gabriel.

Una de las sandwicherías más top de Santiago abrirá para Semana Santa, Capicúa. Te recomendamos probar las opciones sin carne del norte, centro y sur: Pescada Frita (marraqueta), Atún Sellado (ciabatta) y Centolla en Croqueta Empanizada (pan frica).

Talca

Probablemente si viajas a Talca y sus alrededores, te sorprenda que aquí exista una opción sana y vegetal para degustar. Se llama Natural y se encuentra ubicada en la céntrica calle 1 Sur 811, local 2. No vas a encontrar nada muy sofisticado aquí, pero sí productos ricos y frescos a un muy buen precio.

En medio del campo chileno, por cerca de $4.000 promedio, te recomendamos probar el  carpaccio de zapallo italiano, la ensalada de hojas verdes, palta, naranja y aceitunas; o el sándwich de salmón ahumado, rúcula y queso crema. Todo, acompañado de batidos energizantes o jugos naturales, como el más taquilla de carambola.

Y si estás acá, la verdad es que debes aprovechar la oportunidad de conocer o volver a visitar el Cerro La Virgen, donde probablemente por la fecha habrá más de alguna procesión. Podrás andar por su sendero o armar un picnic, pero sobre todo gozar de una vista completa de la ciudad.

Visita el pueblo de Corinto, a 26 kilómetros de Talca, donde existe una hermosa parroquia patrimonial y viñas artesanales donde probar vinos orgánicos en un mate de calabaza.

Zona Sur: Gozar los sabores ancestrales

Temuco

A un par de cuadras del Cerro Ñielol en el céntrico barrio Tucapel, se encuentra una histórica “picada” de Temuco llamada Zuny Tradiciones, atendida por su propia dueña quien, además de ser curadora de semillas fue reconocida recientemente por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) como “Tesoro Humano Vivo”.

Dueño de sabores únicos, en este restaurante solo se consumen productos orgánicos así como vegetales de una huerta que tiene más de 30 años de vida, por lo que, sin duda, resulta una gran opción si vives acá o viajarás cerca para el próximo fin de semana santo.

Te sugerimos probar los porotos granados que, servidos en plato de greda, mantienen la calidez un buen rato. También la ensalada con Limonetta de la Casa, que incluye hierbas medicinales; y, al menos, alguno de los postres, como la Crema de Mote o Crema de Quinoa, que son los favoritos de los comensales.

El valor promedio del plato en Zuny Tradiciones es de $4.000. Puedes reservar mesa al +56997955280. Es uno de los mejores restaurantes con opciones vegetarianas de la zona.

Alerta de Hot Spot: Aprovecha la fecha para visitar Villarrica y Pucón, y disfrutar de sus hermosos paisajes con menos gente que la habitual del verano.

Valdivia

Para quienes habitan Valdivia, probablemente ya sepan que uno de los mejores lugares para encontrar sándwiches y cervezas artesanales es La Última Frontera, donde por un valor de cinco mil pesos promedio, los asistentes también podrán escuchar a un grupo de música local y rodearse de la bohemia valdiviana, sobre todo cuando es octubre y la ciudad recibe a todos los artistas del Festival Internacional de Cine.

Anímate a probar la tabla de mariscos y queso azul, las papas bravas con merkén o uno de los sándwiches estrella de pan pita con hamburguesa de garbanzos, yogurt, ajo, tomates y lechuga. Para tomar, tienen una jarra de malta con huevo para compartir o decenas de cervezas, entre las cuales destaca la marca local Valtare con sus ediciones Trigueña, Rubia, Colorina, Amapola, Negra y Mestiza.

Como opción para el descanso, te sugerimos que viajes unos 30 kilómetros en dirección a Niebla y las playas oceánicas de la zona, Los Molinos, San Ignacio, Loncollén y Calfuco, donde podrás gozar de rugientes olas y verdes acantilados junto al mar.

La Última Frontera está en la calle Pérez Rosales 787, a solo una cuadra del Río Calle Calle y el Mercado Municipal.

Puerto Varas

Si bien queda mucho tramo del sur de Chile, situamos a Puerto Varas como el último eslabón de esta cadena alimenticia porque, simplemente, goza de muchas “picadas” de pescados y mariscos, y también lo hacen sus alrededores: Puerto Octay, Frutillar y Puerto Montt.

Así que si te encuentras pasando la Semana Santa en la Región de Los Lagos es porque te gusta la buena mesa en torno a productos del mar y los sabores ancestrales, la vista al lago y la chimenea encendida. Nuestro recomendado: La Olla.

En este restaurante, ubicado en plena costanera, podrás probar paila marina, variedad de pescados a la mantequilla acompañados de salsa de nueces o de alcachofas; chupe de locos, pero sobre todo, uno de los platos más recomendados, el Jardín del Mar, con mariscos y pescados para compartir y degustar la mayor cantidad de sabores posibles.

Anota la dirección y teléfono de La Olla: Ruta 225, s/n y +56652234605. Queda casi al final de la costanera y en dirección a Ensenada.

Nada mejor que el Lago Llanquihue para conectarse con la fecha. Inmensos volcanes reflejándose en el agua, deportes al aire libre y un clima inmejorable si se quiere descansar.