portada1_putre.jpg

La nueva ruta de trekking en Putre

7 Dic, 2018

Recorre el sistema vial andino que es Patrimonio de la Humanidad e intérnate en el altiplano hasta encontrar pictografías que datan de hace 5.000 años atrás y surcos de roca formados por el tránsito de antiguos pueblos.

Fuente: Nicolás Melo

Conocido como un lugar estratégico para aclimatarse (3.500 metros sobre el nivel del mar) y visitar el Lago Chungará, el poblado de Putre ofrece cada vez más opciones para visitarlo como destino final. Actualmente, cuenta con demandados hoteles como el Terrace Lodge, así como también restaurantes, almacenes, cajero automático y servicio de urgencia, entre otras instalaciones.

Asimismo, ofrece la posibilidad de conocer el camino principal andino, llamado también camino inca (Qhapaq Ñan), declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se trata de una gran red de senderos (30.000 kilómetros) por la que los incas unieron centros administrativos y ceremoniales.

Conoce una gran parte de éste así como también explora el altiplano, con esta increíble nueva ruta de trekking de 5 días y que comienza precisamente en la plaza del mismo poblado.

Aclimatación y primer sendero

El primer día de este paseo está pensado para aclimatarse y aprovechar de recorrer los atractivos del pueblo de Putre, donde se puede disfrutar un buen almuerzo típico, y aprovechar la tarde para reponerse y poder hacer el trekking de 8,5 kilómetros al día siguiente: el sendero Bofedal de Aguaylluco de poca dificultad y un tiempo estimado de 3 horas.

Esta caminata asciende por un camino municipal de poco más de 3,2 kilómetros, recorre el bofedal de Aguaylluco o Putre y, en su parte más alta, considera un descanso con vista al volcán Tarapacá.

El bofedal destaca por sus pastos altos y amarillos, un riachuelo que hay que cruzar para continuar el camino y unas huellas que se forman por las crecidas del río y que, siguiéndolas, te llevarán hasta el punto más alto ubicado en el kilómetro 3,8 y donde se puede observar aves como el colegial y la perdiz, mientras se escucha el ruido del agua.

Finalmente, se cruza el bofedal al norte y al otro lado se sube por el filo del cerro hasta una gran roca con una bella vista al volcán Tarapacá, donde se termina el sendero pero se puede tomar un descanso para regresar por el mismo camino de ida.

Fuente: Nicolás Melo

Un segundo tramo para agarrar vuelo

Al día siguiente, el sendero Vilacaurani - Pitacane promete una jornada mayor de 15,7 kilómetros y una duración de 5 horas, bajando a través de las terrazas de Putre hacia el poniente, y mirando hacia dramáticos cañones y acantilados para posteriormente llegar al lugar donde se encuentran las pinturas rupestres y grabados de Vilacaurani, que datan de hace más de 5.000 años.

En el kilómetro 1,9, una bifurcación de caminos marca el inicio de la Pampa Lluscuma, donde más adelante (km. 6) podrás ver unas impresionantes pircas que conforman terrazas de cultivo, así como un panel con arte rupestre de hace unos 5.000 años. Las representaciones de camélidos, felinos y personas, dan cuenta de lo significativo que era el lugar para la vida humana.

Luego, viene el tramo que dirige hasta el cerro Pitacane, donde si tienes suerte verás vizcachas, detectando sus agudos silbidos de alerta. Cuando arribes a la cumbre estarás en el kilómetro 10, donde hay una cruz monumental, cubierta con géneros de colores que es utilizada por la comunidad de Putre para celebrar la Cruz de Mayo.

El regreso se debe hacer por el mismo camino de subida hasta el kilómetro 10,8, donde deberás tomar hacia el este en dirección al punto cero de tu recorrido que, en este caso, es un semicircuito, esto es, que sólo comparte la mitad de los tramos para ir de ida y vuelta.

Alto trekking y día final

Fuente: Nicolás Melo

Llegamos a la cima de este gran viaje, con una ruta de 12,8 kilómetros que recorre en gran parte el camino del inca y une a Putre con Socoroma, pueblo andino ocupado por los españoles en la antigüedad para trasladarse entre las ciudades de Arica y Potosí (Bolivia).

Durante el primer kilómetro podrás apreciar campos donde abundan aves como los Yales, cometocinos y chirihues, y luego unos 200 metros arriba de la quebrada de Jurasi o Putre, llegarás hasta un tramo ubicado al otro lado del curso de agua y donde se aprecian segmentos empedrados del Qhapaq Ñan.

En la siguiente fase, que incluye hasta el kilómetro 3,5 irás a través de suaves lomajes, pudiendo avistar tarucas (ciervos medianos) y encontrar un refugio de piedra usado por los pastores. Unos 300 kilómetros más adelante, llegarás al portezuelo donde a la distancia se asoma el poblado de Socoroma.

El cerro Pusiri (km. 5) será el próximo hito de la jornada. En su cumbre se encuentran los músicos petrificados (piedras volcánicas) que inspiraron la leyenda del origen de Socoroma. Luego, el sendero continúa bajando, siguiendo surcos labrados sobre una roca volcánica llamada Ignimbrita Lauca y que representa el tránsito de antiguas caravanas.

El trekking continúa en ascenso por al menos 3 kilómetros más, por una huella bien marcada hasta cruzar un canal. Se pasa por una pequeña cerca de alambre que hay que dejar cerrada, e inmediatamente aparece Socoroma, terminando la caminata en la Iglesia de San Francisco, ícono de este pueblo.

Fuente: Nicolás Melo