Un dieciocho en Curarrehue

7 Sep, 2018

¡Bienvenida primavera! Fiestas Patrias de cinco días, seguidas del inicio de la primavera. Motivos más que suficientes para que te animes a recorrer Chile.

En Cura Rewe, como es su nombre en mapudungún, podrás experimentar cómo viven las comunidades mapuches del sector lacustre andino de La Araucanía, así como también disfrutar de un paisaje único para estas Fiestas Patrias.

Quien diga que el dieciocho se pasa sólo a la usanza huasa, no conoce la diversidad de experiencias que actualmente brinda el turismo en nuestro país. Por lo demás, tener la posibilidad de compartir con personas de origen mapuche, pudiendo conocer cómo viven su cultura es, francamente, un privilegio.

Ubicado en plena cordillera de la Región de La Araucanía, y a sólo 38 y 62 kilómetros de Pucón y Villarrica, respectivamente; Curarrehue es un destino reconocido por los amantes del etnoturismo, quienes también gozan de la vida en torno a la alta montaña y bosques milenarios de araucarias.

Si estás decidido a pasar unas vacaciones de septiembre de manera diferente, entonces sigue leyendo, porque te vas a sorprender con las alternativas de tours que existen en este lado de Chile, donde no sólo podrás conectarte con la naturaleza, sino que también entender la sabiduría ancestral mapuche.


A lo mapuche

Puedes comenzar el día recorriendo la localidad de Curarrehue, que destaca por poseer una arquitectura típicamente cordillerana, ya que -si no lo sabías- se encuentra a sólo 38 kilómetros de la frontera con Argentina. De todas maneras, puede que te toque ver algunas fachadas con nieve; aquí, durante el invierno, se cubre prácticamente todo.

Ubicada muy cerca de la plaza de Armas, tomando a la izquierda en calle Héroes de La Concepción hasta el final, podrás acceder a la Aldea Intercultural Trawupeyüm, donde varias personas se reúnen permanentemente para conservar las tradiciones del pueblo mapuche. Recuerda que Curarrehue está habitada en su mayoría por personas con esta ascendencia.

Ya entrado en confianza, contacta a Verónica Quintonahuel de Rukaleufu Tours, quien te dará un par de alternativas para conectarte con el lugar y sus habitantes de forma auténtica. Uno de sus tours incluye la visita a una ruka pewenche, donde se dicta una charla acerca de la cosmovisión mapuche al calor de fuego, para luego proceder a compartir un almuerzo típicamente araucano.

Este almuerzo se basa en un Pichko o guiso de verduras salteadas con mote de trigo, acompañado con carne o huevo, tortillas de rescoldo y katutos (masa hecha con granos triturados de trigo cocido y pelado) con pebre para acompañar. Además, incluye ensaladas de digueñes, así como también hierba mate y otras para finalizar.

Créditos: Copesa 

De cabalgatas y paseo a termas

En esta misma ruta cordillerana te sugerimos pasar un día entero arriba de un caballo. Es que Curarrehue cuenta con paisajes de ensueño, donde se pueden cruzar ríos, lagunas y bosques milenarios, mientras se observan a lo lejos los volcanes de Villarrica, Lanín y Choshuenco.

La misma empresa Rukaleufu cuenta con una cabalgata que llega hasta las termas de Río Blanco, cruzando toda la Reserva Nacional Hualalafquén en 4-5 horas y orillando el hermoso volcán Nevados de Sollipulli entre sus bosques de araucarias. El paseo incluye una colación ad hoc de café de trigo, sopaipillas y queque dulce.

Ahora bien, si el tema de los caballos te apasiona, te sugerimos contactar a la gente detrás del Centro Ecuestre San Pedro, quienes se destacan en la zona por organizar cabalgatas personalizadas y hacer clases de equitación, tanto para niños como adultos.

Su cabalgata de montaña dura un día entero, partiendo desde Pucón y llegando hasta la parte más alta del Valle de Panqui, acompañados de hermosos bosques y vistas. Incluye un picnic en la terraza mirador, en el que podrás disfrutar de queso, salame, pan, frutas, agua, jugo, maní, aceitunas, galletas y verduras.

Tierra de termas, recuerda que tu estadía no puede dejar de lado una visita a éstas. Las más cercanas a Curarrehue -a tan sólo 18 kilómetros- son precisamente las de Panqui, ubicadas en medio del bosque nativo, con tres arroyos que cruzan el terreno, otorgándole un increíble contraste a los lugares de baños termales.

Abiertas de 10 a 20 horas, aquí hay 4 piscinas a cielo abierto con distintas temperaturas controladas naturalmente para proveer una experiencia de conexión con el entorno sin igual. Si quieres “repetirte el plato” o aprovechar de recorrer este parque termal, éste cuenta con un camping, así como también con un hotel rústico y cabañas para entre 2 y 8 personas.

Si te animas a seguir paseando por la cordillera, en tres días puedes ir y volver a San Martín de Los Andes, Argentina, a través del paso Mamuil Malal. Aquí, podrás disfrutar de una gran oferta de hoteles y restaurantes, así como también aprovechar de visitar el parque trasandino Lanín, donde además de realizar trekking, podrás conocer el bosque de tipo norpatagónico; y las termas de Epulafquén, un lugar mágico al otro lado de la frontera.

En el sitio web de la Municipalidad de Curarrehue está publicada toda la agenda de actividades para Fiestas Patrias que organizará la comuna: ¡No te las pierdas!

Créditos: Copesa